ESTERILIZACION

Publicado en por MVZ-Villarejo

Qué significa?

Existen conceptos equivocados sobre la sexualidad y reproducción de los perros y gatos en nuestra sociedad, la ignorancia y falta de información lleva a muchas personas a reproducir a sus mascotas lo que genera sobrepoblación y producción de un exceso de mascotas no deseadas que terminan su vida en la calle, refugios o antirrábicos, por ello debemos tener los conceptos claros a la hora de abordar el tema de la esterilización.

 

Esterilizar a una perra o gata consiste en retirar los ovarios y el útero mediante una cirugía que requiere anestesia, esta cirugía tiene una duración aproximada de 20 a 45 minutos y la recuperación es muy rápida, al día siguiente ya están restablecidos y sólo deberán llevar el vendaje durante una semana y acudir nuevamente para que le retiren los puntos, de ser el caso.

 

                                 

 

Veterinarios nacionales recomiendan realizar esta intervención a partir de los 6 meses de edad y de preferencia antes del primer celo, pero entidades internacionales como la WSPA (de la que ARPA es miembro oficial) sostienen que esta intervención se puede realizar desde los 2 meses de edad.

 

La esterilización del macho consiste en retirar ambos testículos a través de una pequeña herida adelante y/o sobre escroto del animal. En el gato la cirugía es poco invasiva y los pacientes se recuperan rápidamente, la duración del procedimiento es de 15 a 25 minutos. Esta cirugía se puede realizar a partir de los 2 meses de edad y en cualquier momento de la vida del animal.

Como te darás cuenta, se trata simplemente de evitar que el animal sea fértil. Es el mismo método que se utiliza para las personas en la planificación familiar.

La intervención quirúrgica requerida es muy sencilla y no demora mucho, sólo requiere como preparación previa que tu animal no haya ingerido alimentos sólidos en las 8 horas previas a la intervención (sólo líquidos) y que si es una hembra no esté en celo.

 

Importancia

La esterilización es uno de los puntos neurálgicos de la tenencia responsable. Debemos saber diferenciar entre las necesidades humanas y las de los animales. Es necesario tomar conciencia de que los animales se aparean por reproducirse, no por placer. Un perro/gato no se realiza al ser “padre” o “madre” porque su sexualidad es hormonal, y reproducirse es sólo una necesidad de especie.

Debemos considerar la sobrepoblación de animales, hay miles de ellos malviviendo en las calles o en refugios abarrotados, por lo que es una necesidad imperativa controlar los nacimientos de camadas indeseadas.

Esterilizar es la única manera de acabar con la sobrepoblación canina y felina en las ciudades, que tristemente termina -en muchos países, como en el nuestro- en la eliminación de los sobrantes de forma cruel y despiadada.

La esterilización es importante porque evita el sufrimiento y muerte innecesaria de muchos animales. Está comprobado que en las ciudades donde se mata a los perros y gatos para controlar su multiplicación, cada año se debe matar un número mayor de ellos, porque los animales domésticos se reproducen en forma geométrica, mientras que el sacrificio es una solución aritmética que se torna inútil frente al problema.

                                                     

 

Además, la esterilización es necesaria tanto para machos como para hembras en consideración de su salud porque se evitan enfermedades de transmisión sexual, parásitos, heridas por competencia, evitando a la vez las molestias para el vecindario. Así tu mascota gana en salud y bienestar general, porque los animales esterilizados se calman y tranquilizan, haciéndose más caseros.

Si amas a los animales sé un dueño responsable. Al no reproducir tu mascota pones un grano de arena y ayudas evitando el nacimiento de miles de animales en el futuro.

Beneficios

Contrariamente a lo pensado por la mayoría de los propietarios de mascotas los perros y gatos no necesitan reproducirse al menos una vez, no existe ninguna consecuencia nociva para la salud de la mascota el no reproducirla.

Sin embargo si existen razones de peso al considerar la salud de nuestra mascota para optar por la esterilización:

· En el caso de las hembras, la esterilización temprana disminuye la presentación de cáncer de glándula mamaria de un 25% en el caso de perras no esterilizadas después del cuarto celo a un 0.05% en el caso de perras esterilizadas antes del primer celo. Esto quiere decir que 1 de cada 4 perras no esterilizadas desarrollará cáncer de glándula mamaria el cual puede resultar en la muerte de su mascota, evitar esta enfermedad es salvarle la vida a su perra o gata.

· Previene la presentación de Piometra o infección uterina ya que alrededor del 80% de las perras y el 40% de las gatas presentarán esta infección la cual pone en riesgo la vida de su mascota y es totalmente prevenible al realizar la esterilización. Esta infección se presenta sin importar si la perra o gata ha tenido crías alguna vez, nunca o varias veces, se debe a la presencia de las hormonas relacionadas al ciclo sexual de la perra no esterilizada, por ello cada celo que pasa incrementa el riesgo.

· Previene la presentación de Piometra o infección uterina ya que alrededor del 80% de las perras y el 40% de las gatas presentarán esta infección la cual pone en riesgo la vida de su mascota y es totalmente prevenible al realizar la esterilización. Esta infección se presenta sin importar si la perra o gata ha tenido crías alguna vez, nunca o varias veces, se debe a la presencia de las hormonas relacionadas al ciclo sexual de la perra no esterilizada, por ello cada celo que pasa incrementa el riesgo.

                

 

· El uso de inyecciones hormonales para evitar el celo tienen efectos secundarios muy severos dentro de los cuales se incluye la piometra pero también otras como diabetes, tumores mamarios, enfermedades de la vesícula biliar y agresión. La esterilización en cambio, evita embarazos no deseados sin efectos adversos para su mascota.

· Elimina el riesgo de desarrollar enfermedades del útero y de los ovarios los cuales ocurren con frecuencia en las perras.

· En términos económicos, el costo de tratar enfermedades como la piometra o el cáncer de glándula mamaria es mucho mayor que el de realizar una esterilización. Si esteriliza a la hembra antes del primer celo tiene la ventaja adicional que la paciente se recuperará con mayor rapidez y el riesgo anestésico es menor que en una perra enferma o vieja.

· En el caso de los machos evita la presentación de enfermedades de la próstata como infecciones, inflamaciones, abscesos, quistes y cáncer, las cuales afectan a los perros después de los 4 ó 5 años de edad y requieren tratamientos prolongados que pueden incluir costosas cirugías y de la castración como parte del tratamiento.

· Previene la presentación de tumores de la región perineal, tumores testiculares y hernias perineales

 

Previene el constante cruce del macho que sale a la calle, evitando que adquiera enfermedades venéreas sexualmente transmitidas que pueden ser mortales.

 

Mitos

Esterilizar a nuestro animal es una de las decisiones que indican el nivel de responsabilidad que hemos asumido, pero hay tantos mitos y "leyendas urbanas" sobre este tema, que es necesario proporcionar información precisa para desterrar miedos y creencias infundadas de los propietarios.

Mito: Esterilizar priva a mi mascota de su vida sexual.
Realidad: No podemos privar a los animales de algo que no tienen. Los animales no viven la sexualidad como los humanos, para un animal el sexo es únicamente el proceso físico de reproducción. Si comer y beber es la garantía de la supervivencia individual, el sexo lo es para la permanencia de su especie. La prueba más contundente es que una hembra sólo acepta un macho cuando está en celo, es decir, cuando su cuerpo presenta una exigencia

hormonal y está en posibilidad de quedar preñada. Fuera de esa situación, se niega al sexo e incluso puede rechazar al macho de forma muy agresiva, lo que evidencia que para ella no existe una situación de placer relacionada con el sexo, sino una situación de necesidad hormonal. De igual forma, el macho sólo busca a la hembras cuando recibe información química de una hembra en celo.

 

Mito: Mi mascota se frustrará al no poder tener cachorros.
Realidad: Hasta donde se sabe, los perros y gatos no se sienten tristes al no poderse reproducir. Recuerde que su mascota no establece una relación de por vida con sus hijos. Las hembras sólo cuidan a sus cachorros por algunas semanas y luego se separan. Los machos no cuidan a sus cachorros ni siquiera los reconocen como suyos.

Mito: Mi mascota engordará.
Realidad: Un animal que se alimenta de forma inadecuada engordará sin importar si está o no esterilizado. Por ello debemos controlar la comida de nuestra mascota y facilitar que haga el ejercicio físico adecuado para estar sano. Si el animal que va a ser esterilizado tiene tendencia a engordar, el veterinario te dará las instrucciones precisas para evitarlo, sólo tienes que seguirlas al pie de la letra y tu mascota conservará su peso ideal. La esterilización no hará que tu mascota engorde, la falta de ejercicio y la sobrealimentación sí.

 

 

Mito: Es cruel esterilizar a los animales.
Realidad: La esterilización es una operación sencilla practicada frecuentemente por los médicos veterinarios con anestesia. Nadie se lleva la mano al cuello cuando vacunan a su mascota ni le da pena que le pinchen para protegerlo de las enfermedades, esto es lo mismo. Esterilizarlo es una decisión por "su" bien, y con esa finalidad se plantea.

 

Mito: La esterilización le quitará sus instintos de protector.
Realidad: Esterilizar a su mascota en nada reduce su habilidad de proteger a los suyos y su territorio como antes. La personalidad del animal depende de su herencia genética y su entorno, por tanto su tendencia a proteger a los suyos no se verá afectada. Y si lo que en realidad buscas es contar con vigilancia, mejor consigue una alarma.

 

Mito: Pierden su inteligencia y sus cualidades.
Realidad: Las cualidades del animal permanecen intactas con la esterilización. El hecho de esterilizar a un animal no afecta en nada su conducta ni su inteligencia. A Ud. no se le ocurriría afirmar que una mujer a quien le han tenido que retirar los ovarios pierde su inteligencia, verdad? Entonces no acepte premisas absurdas sin investigar un poco.

 

 

Mito: Mi mascota se volverá malcriada.
Realidad: Después de una castración, solamente se modifican aquellas conductas ligadas a sus hormonas, como el hecho del marcaje y la territorialidad en los machos. Sin embargo, como muchos dueños sienten “pena” de haberlo

esterilizado, le consienten mucho más que antes y nuestra mascota lo nota. Si mantenemos las reglas claras siempre, la armonía entre mascota y amo seguirá siendo la misma.

 

Mito: Las hembras deben tener al menos una camada.
Realidad: Esta afirmación es una falsedad. Estamos hablando de procesos hormonales y químicos, por lo que si están castradas no tendrán ninguna necesidad de reproducirse, y por lo tanto tampoco tendrán embarazos psicológicos ni stress o ansiedad estacional. La "llamada de la maternidad" en las hembras desaparece por completo (junto con todos los problemas que conlleva) con la OVH.

 

 

Mito: La esterilización la sugieren los veterinarios para ganar dinero.
Realidad: Los veterinarios son profesionales calificados que han elegido la salud animal como camino laboral (hecho para el que se han formado durante años), y te lo sugieren porque su obligación es velar por el animal, por éste y por los que vendrán, o sea, que cuando te recomienda que lo esterilices o lo castres lo está haciendo en el convencimiento de que el animal estará mejor (por ejemplo, para evitar una piometra a la hembra en el futuro y que no tengas que salir corriendo para que no se muera).

 

Mito: La esterilización le hace daño.
Realidad: Por el contrario, la esterilización tiene beneficios en la salud de su animal. La castración evitará en la hembra el embarazo psicológico, la piometra y algunos tumores mamarios. En los machos, tumores testiculares, hernias perianales, tumores de glándulas hepatoides, tumores de glándulas perianales, tumores y quistes prostáticos, entre otros, en aumento actualmente según las estadísticas veterinarias. Según el “American Journal of Veterinarian Research” la longevidad de un animal castrado aumenta en machos un 24% (perros) y un 36% (gatos) y en las hembras aumenta un 20% (perros) y un 40% (gatos)

 

 

Mito: Las esterilizaciones cuestan una fortuna.

Los animales de raza también son abandonados,

Te gustaría que los “nietos”
de tu mascota terminen
en una caja?.

Realidad: El costo de esta cirugía depende de muchos factores: sexo, tamaño, edad, etc., y las tarifas varían de consultorio en consultorio. Sin embargo, el dinero no es excusa pues existen muchas asociaciones protectoras como ARPA que pueden contactarlo con veterinarios que cobran precios razonables o apoyarlo con el costo de la esterilización.

Mito: Reproducir animales no hace daño a nadie.

Realidad: El comercio de animales de compañía está hoy en día permitido por la ley, no estamos de acuerdo pero por ahora es legal. Sin embargo, un gran porcentaje de animales abandonados proceden de casas en las que los propietarios tienen ideas erradas e irresponsables y cruzan a sus animales porque los “ilusiona tener una camada”, sus amigos le “han pedido cachorros”, quieren llenarse de dinero “vendiendo perritos”, etc. Las nefastas consecuencias de esta actitud irresponsable las vemos todos a diario: perros abandonados, maltratados y sufriendo.

Reproducir si hace daño a todos esos animales abandonados que llegaron a este mundo sin tener un hogar o que le quitan un hogar a otro animal que ya existe y que tampoco tiene donde vivir.

Mito: Mi perro es de raza y si tiene crías no serán abandonadas.
Realidad: Para que lo sepas, las calles están llenas de perros de “raza” sin hogar, así que una de esas crías podría terminar bajo las llantas de un camión en la carretera, en la perrera o amontonada en un refugio, así que prueba otro argumento. Acaso nunca has visto a un siberiano deambulando por las calles, o un pastor alemán sucio y en los huesos por la falta de comida? A la hora de abandonar no hay diferencia y tampoco la hay en el hambre, dolor, frío o maltrato que pueden sufrir los animales en la calle, sean o no de raza.

 

                        

 

Mito: Cuando mi mascota no esté, entonces su hijo lo reemplazará.
Realidad: Ningún hijo de tu mascota va a ser su fotocopia. Olvídate. Es lógico que quieras prolongar la vida de la mascota que tanto amas pero no busques expresamente reemplazarlo por otro de su sangre. Deja que sea especial y único, y cuando se haya ido, date el tiempo que necesites para compartir tu vida con otro, que también será especial, y no vendrá a sustituir al primero, sino a seguir compartiendo la felicidad que por un momento ha sido interrumpida por el dolor. El peor que puedes hacer a tu animal es exponer al dolor del abandono a sus descendientes.

 

Mito: Las crías de mi mascota estarán bien, yo me responsabilizaré de ellas.
Realidad: Nadie duda que atenderás a las crías de tu animal, pero eventualmente darás algunas crías a personas cercanas y de tu confianza. Cada una de esas personas, según tu razonamiento, también podría tener más crías y no sabes donde terminarán esos animales.

 

Basados en que los animales se multiplican en proporción geométrica, las crías que tenga tu mascota a su vez darán lugar a miles de animales

Hay más animales que hogares.

Esteriliza con ayuda de las asociaciones protectoras.

Esterilizar a una perra o gata consiste en retirar los ovarios y el útero mediante una cirugía que requiere anestesia, esta cirugía tiene una duración aproximada de 20 a 45 minutos y la recuperación es muy rápida, al día siguiente ya están restablecidos y sólo deberán llevar el vendaje durante una semana y acudir nuevamente para que le retiren los puntos, de ser el caso.

Veterinarios nacionales recomiendan realizar esta intervención a partir de los 6 meses de edad y de preferencia antes del primer celo, pero entidades internacionales como la WSPA (de la que ARPA es miembro oficial) sostienen que esta intervención se puede realizar desde los 2 meses de edad.

chos como para hembras en consideración de su salud porque se evitan enfermedades de transmisión sexual, parásitos, heridas por competencia, evitando a la vez las molestias para el vecindario. Así tu mascota gana en salud y bienestar general, porque los animales esterilizados se calman y tranquilizan, haciéndose más caseros.

Si amas a los animales sé un dueño responsable. Al no reproducir tu mascota pones un grano de arena y ayudas evitando el nacimiento de miles de animales en el futuro.

Además, la esterilización es necesaria tanto para ma-

Tu mascota tendrá una vida más larga.

Mito: Esterilizar priva a mi mascota de su vida sexual.
Realidad: No podemos privar a los animales de algo que no tienen. Los animales no viven la sexualidad como los humanos, para un animal el sexo es únicamente el proceso físico de reproducción. Si comer y beber es la garantía de la supervivencia individual, el sexo lo es para la permanencia de su especie. La prueba más contundente es que una hembra sólo acepta un macho cuando está en celo, es decir, cuando su cuerpo presenta una exigencia

hormonal y está en posibilidad de quedar preñada. Fuera de esa situación, se niega al sexo e incluso puede rechazar al macho de forma muy agresiva, lo que evidencia que para ella no existe una situación de placer relacionada con el sexo, sino una situación de necesidad hormonal. De igual forma, el macho sólo busca a la hembras cuando recibe información química de una hembra en celo.

Mito: Mi mascota se frustrará al no poder tener cachorros.

Realidad: Hasta donde se sabe, los perros y gatos no se sienten tristes al no poderse reproducir. Recuerde que su mascota no establece una relación de por vida con sus hijos. Las hembras sólo cuidan a sus cachorros por algunas semanas y luego se separan. Los machos no cuidan a sus cachorros ni siquiera los reconocen como suyos.

Mito: Mi mascota engordará.
Realidad: Un animal que se alimenta de forma inadecuada engordará sin importar si está o no esterilizado. Por ello debemos controlar la comida de nuestra mascota y facilitar que haga el ejercicio físico adecuado para estar sano. Si el animal que va a ser esterilizado tiene tendencia a engordar, el veterinario te dará las instrucciones precisas para evitarlo, sólo tienes que seguirlas al pie de la letra y tu mascota conservará su peso ideal. La esterilización no hará que tu mascota engorde, la falta de ejercicio y la sobrealimentación sí.

Mito: La esterilización le quitará sus instintos de protector.
Realidad: Esterilizar a su mascota en nada reduce su habilidad de proteger a los suyos y su territorio como antes. La personalidad del animal depende de su herencia genética y su entorno, por tanto su tendencia a proteger a los suyos no se verá afectada. Y si lo que en realidad buscas es contar con vigilancia, mejor consigue una alarma.

Mito: Pierden su inteligencia y sus cualidades.
Realidad: Las cualidades del animal permanecen intactas con la esterilización. El hecho de esterilizar a un animal no afecta en nada su conducta ni su inteligencia. A Ud. no se le ocurriría afirmar que una mujer a quien le han tenido que retirar los ovarios pierde su inteligencia, verdad? Entonces no acepte premisas absurdas sin investigar un poco.

Mito: Mi mascota se volverá malcriada.
Realidad: Después de una castración, solamente se modifican aquellas conductas ligadas a sus hormonas, como el hecho del marcaje y la territorialidad en los machos. Sin embargo, como muchos dueños sienten “pena” de haberlo

esterilizado, le consienten mucho más que antes y nuestra mascota lo nota. Si mantenemos las reglas claras siempre, la armonía entre mascota y amo seguirá siendo la misma.

Mito: Las hembras deben tener al menos una camada.
Realidad: Esta afirmación es una falsedad. Estamos hablando de procesos hormonales y químicos, por lo que si están castradas no tendrán ninguna necesidad de reproducirse, y por lo tanto tampoco tendrán embarazos psicológicos ni stress o ansiedad estacional. La "llamada de la maternidad" en las hembras desaparece por completo (junto con todos los problemas que conlleva) con la OVH.

Mito: La esterilización la sugieren los veterinarios para ganar dinero.
Realidad: Los veterinarios son profesionales calificados que han elegido la salud animal como camino laboral (hecho para el que se han formado durante años), y te lo sugieren porque su obligación es velar por el animal, por éste y por los que vendrán, o sea, que cuando te recomienda que lo esterilices o lo castres lo está haciendo en el convencimiento de que el animal estará mejor (por ejemplo, para evitar una piometra a la hembra en el futuro y que no tengas que salir corriendo para que no se muera).

más al cabo de unos años, de los cuales seguramente la mayoría no tendrá un hogar y serán condenados a morir en perreras, peleas de perros, envenenados, mutilados, etc. Y todo esto será responsabilidad del propietario del animal inicial, es decir, será tu responsabilidad.

¿Puedes garantizar que te harás cargo de estos MILES de animales fruto de tu primera camada? ¿Te preocupa que los hijos de tu adorado animal, que llevan su sangre, tengan este futuro? Entonces hazte realmente responsable evitando que esto ocurra y esteriliza a tu mascota.

Mito: Nadie se perjudica si mi mascota tiene una camada.
Realidad: Siguiendo las cifras anteriores, debes saber que muchos de esos animales serán trasladados a la perrera municipal y encontrarán una muerte horrenda. Otros tantos terminarán como “carne de segunda” para peleas de perros o para "entrenar" a sus "campeones", o como fábricas de cachorros de inescrupulosos que recogen cachorros abandonados sólo para venderlos y/o criar con ellos o sino serán utilizados para pedir limosna, permaneciendo en la calle, drogados y a la intemperie, para dar más lástima.

Todos los días se sacrifican decenas de animales a los que hay que sumar los que mueren envenenados por las autoridades municipales o como consecuencia de las enfermedades, desnutrición o maltrato recibido de las calles. Al mismo tiempo muchas personas irresponsables y sin criterio siguen dejando reproducir a sus mascotas sin tener un hogar para ellos.

 

Es un problema matemático fácil de resolver: si se abandonan más animales que la cantidad de hogares dispuestos a adoptarlos, sobran animales y las autoridades buscarán las soluciones fáciles: la eliminación con matanzas diarias en las perreras o en las calles. Las municipalidades no promocionan las adopciones, ni regulan la cría de animales, su venta, su tenencia, el abandono, etc

 

Los albergues o refugios de animales no son un remedio ni una solución, porque en el mejor de los casos, sólo atacan parcialmente las consecuencias del problema (los animales abandonados), pero no sirven para combatir la raíz del mismo (ignorancia, irresponsabilidad, egoísmo, etc.), al mismo tiempo que generan en las personas la idea errada de que los refugios “deben” recibir a todos los animales que ellos quieran abandonar.

                 

 

La única solución es la esterilización. La esterilización de tu animal de compañía impedirá que pueda reproducirse y por tanto estarás colaborando en romper ese círculo vicioso, de criar animales al mismo tiempo que miles mueren en las calles y son asesinados en la perrera municipal

 

 

El costo de la intervención quirúrgica varía de acuerdo a la clínica veterinaria, sin embargo, si estás interesado en esterilizar a tu mascota y no tienes suficiente dinero para costear una operación, una forma de lograrlo es con el apoyo de un asociación protectora que te recomendará veterinarios con precios razonables y con mucha experiencia y calidad profesional y en casos de familias de escasos recursos, pueden incluso cubrir completamente el costo de la intervención.

Otra alternativa es participar con tu mascota en las campañas masivas de esterilización, en las cuales dicha operación es completamente gratuita.

Etiquetado en Veterinaria Pet Fashion

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post